Solitaria eternidad

Qué difícil es vestir éste traje de silencios,
de negruras sesgadas por el eco mudo de la noche,
éstas sombras que pesan cual cadenas
y aprisionan el grito en la garganta
para estallar en una eternidad de soledades.

El paso del vampiro se hace lento,
pausado como toda su existencia,
lacónico en su mirar al tiempo,
a un reloj que nunca se detiene.

El paso del vampiro es tan callado...
resignado a esa nocturnidad que nunca acaba,
prisionero en su melancolía inmortal,
larga, larga y sin final.

En algún momento se detiene,
alguien grita,
la oscuridad se tiñe de sangre,
el vampiro bebe
y después...
sigue su camino,
lento, silente, solitario y eterno.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas