Viendo morir la noche

Heme aquí en éste lecho de seda y terciopelo,
conversando con mi sombra,
viendo caminar al tiempo
con su camisa de horas que nunca acaban,
aquí lamiendo con desgana
las resecas y coaguladas gotas
de esa sangre que bebí hace ya horas
y que incómodamente salpicaron mis uñas.

Aquí, con la soledad incrustada 
en las telarañas de mi alma,
aquí, con el silencio en la boca
silbándome mudas baladas,
aquí, viendo morir la noche
y bostezando...
ante el infinito sopor
de la incipiente e insoportable mañana.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas