No sé por qué

No sé por qué mis ojos permanecen
como aquella gota de agua que en la rosa
parece que quiere caer y nunca llora,
mis ojos marchitos y prendidos de aquél gesto,
aquél último gesto que tu mano dibujó en el aire...

No sé por qué tu adiós quedó escrito,
tatuado en en cada pequeña partícula de ésta habitación,
tu adiós imperecedero como el perfume de la flor
donde la gota que titila sigue sin caer.

No sé por qué siento tanto frío
y casi me atrevo a pensar que he muerto,
mis manos apenas sostienen la copa
y mis labios apenas sorben la absenta,
a lo lejos incluso parece que las hojas de los árboles
sonasen a réquiem, como si el mismísimo Mozart
tocase para mí su “Lacrimosa”.

No sé por qué veo una y otra vez tu despedida
esculpiéndose cual estatua en aquella puerta,
no sé por qué todo de repente se ha vuelto noche
y donde estaba tu silueta...se me aparece fantasmal
la soledad...y mi voz,
no sé por qué, le dice: Entra.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas