Se nos murió el alma

Se nos murió el alma
de tantos años tiznados de negro,
de tanto abismo y grieta...
donde jamás llegó luz alguna,
ni naufragó, siquiera por azar,
un latido, un pálpito,
un sentimiento.

Se nos murió el alma,
se quedó hueca de lágrimas,
desértica y marchita,
como las flores en otoño,
como las hojas de los árboles
cuando caen yertas sobre la fría tierra.

Se nos murió el alma
y se llenó de tinieblas,
se embriagó de noches y silencios,
de soledades perpetuas...
y nos devoró,
se tragó todo aquello que nos habitaba
para convertirnos en lo que somos:
Criaturas nocturnas
bailando un vals inmortal
sobre la delgada línea,
infinito horizonte
donde la sangre palpita.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas