Querido mío, sin rencor

Lame tus heridas con la osadía
de ese ego que jamás te abandonó
y no te preocupes...estoy bien,
yo no bailo cada noche con esa bestia
a la que alimentas...
ávida soledad tuya a la que amamantas
con resentimientos que sangran.

Ya sé que jamás regresarás a mis páramos,
que el estanque ahora es ciénaga
y que me has construido una fosa
donde arrojas tierra de olvido,
como si así pudieras arrancarme
de tu funesta memoria.

Querido mío, 
desde éstos oscuros aposentos
te envío un beso,
sin rencor,
para que acompañe tus silencios;
los pájaros trinan en mi ventana
y en la tuya...graznan cuervos.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas