Hijos de las tinieblas

Nosotros, 
primogénitos de las tinieblas,
desenvainamos el orgullo
y arrojamos sombras
enlutando esa tierra,
sobre la cual levitamos
devorando sueños.

Ensangrentadas las manos 
y los labios,
la sed que nos habita...
se calma;
bostezamos a la noche algún susurro,
extendemos las alas
y pintamos silencios
en el lienzo oscuro del cielo
mientras seguimos
buscando gargantas.

Nosotros,
hijos de la oscuridad,
escribimos soliloquios en el aire
bailando con la soledad,
tatuando incertidumbre en los caminos,
engullendo destinos
que agonizan efímeros
en nuestra boca,
derramando sangre
al amparo de esas tinieblas
que bajo su abrazo lúgubre
siempre nos ampara.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas