Endemoniados silencios

Los silencios, cual diablos, 
baten sus alas,
desenroscan su lengua de sierpe
y secuestran palabras.

Los silencios quiebran el aire,
engendran tornados negros
que alargan distancias
y sobre ellas cabalgan,
galopan en mudo desboque
sembrando tragedias y lágrimas
donde una lúgubre soledad,
acontece ladina y arpía
y baila...
sobre la sombra lánguida
de nuestra memoria,
de nuestra compungida alma,
que desolada... llora
y calla.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas