El despertar de un nuevo vampiro

Recuerdo mis ojos abriéndose paso
en mitad de una oscuridad impenetrable,
recuerdo aquella extraña sensación:
Como si de repente todo el frío de la noche
habitara desbocado en la profundidad de mi alma.

Recuerdo un estertor, tal vez dos
golpeando bruscamente la piel de mi garganta,
recuerdo rozar mi cuello con mis dedos,
ahora tan pálidos y gélidos
que parecieran nieve...o hielo,
y recuerdo tocar aquellas pequeñas incisiones,
agujeros tatuados sobre mi yugular
...y el espantoso pavor 
que todo aquello me provocó.

No recordé, sin embargo, nada de mi vida anterior,
ni lograba siquiera de lejos imaginar como era
la brillante luz del sol,
olvidé que tenía corazón
y ningún sentimiento parecía habitarme,
nada...la nada,
salvo una sed irremediable,
un hambre inconcebiblemente mostruosa
que desde lo más profundo de mis entrañas
gritaba una y otra vez: ¡Sangre!

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas