Echándonos de menos

Cuando los silencios pasan
tocando su melodía muda,
cuando la soledad, vagabunda,
aparece cual fantasma y abriendo su boca
me besa en medio de la bóveda nocturna,
a veces...te recuerdo,
y pienso en la sigilosa sonata
de tu caminar levitando,
en tus dedos nerviosos golpeando,
allá arriba, la gárgola,
pienso en tu sonrisa malévola
y siempre...tan hermosa,
en el rumor armónico de tus alas
cuando despacio, muy despacio
te acercabas
y tus labios gélidamente vampíricos
rozaban los míos.

A veces, te extraño
y a veces...te intuyo,
etéreo y eterno
en alguna esquina
de algún oscuro camino...
echándome de menos.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas