Un vampiro en la casa de las ánimas

Allá en la decrépita cripta olvidada por el tiempo,
al lado de huesos y tumbas que nadie ya recuerda,
entrego mis sueños a los fantasmagóricos días
mientras el mundo envejece y yo...
aún dormitando en mitad de la muerte,
sigo respirando y sempiternamente joven.

Allá donde la guadaña hace tiempo pasó
cercenando ilusiones,
ofrendando opacos silencios,
allá en la casa de las ánimas
vivo y espero impaciente la noche
para descubrir al monstruo que late,
inmisericorde y sediento,
en el abismo oscuro de mi alma.

Allá premedito y engendro alevosía
para que cuando el sol caiga decapitado
por el mordisco impetuoso de la luna,
atusar mis ropajes, 
comprobar el filo de mis colmillos
y buscar la garganta de algún viandante despistado,
llenar la copa de mis entrañas con su sangre
y alimentar ésta casa de penosas ánimas
con su alma moribunda.

No es bueno que un vampiro esté solo
y de cuando en cuando...
los espíritus acompañan.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas