Escondiéndome de ti: Amor vampírico V

Jamás a la medianoche permaneceré,
a la hora en en que el búho ulula su réquiem de muerte
y las campanas anuncian la venida de los muertos,
jamás estaré.

Huyo, porque el pavor hace presa de mi
y cobarde corro desbocado a ocultarme
bajo cualquier altar o cruz,
vela o luminaria,
claustro imposible de atravesar por tu sed atormentada.
Y sin embargo es,
al alba, con la luz de un incendiado amanecer
en que oso, mi hermosa muerta,
aparecer ante la caja de madera que te guarda,
me atrevo a la apertura de tu hogar
y al tacto impredecible de esos terciopelos ocres
y sedas bermellón que acarician la palidez
de tu cuerpo no humano.

Te amo, mi vampírico cadáver,
te amo en silencio y oculto en la luz,
escondido en el alféizar de lo imposible
mientras mis labios mortales
besan la desértica gota de sangre
que aún permanece sola y queda
en la infinitud de tu roja boca.

Soy, mi bella sangrienta,
ladrón de tus días
y sé que no tardará en llegar
la noche...en que me alcances.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas