Escondidos en el cementerio

La luz del alba asoma tímida entre las tumbas
y apenas el mirlo comienza sus primeros gorjeos,
la calma acaricia el blanco mármol de las lápidas
y el leve fulgor de la mañana 
hace llorar gotas de rocío en las estatuas,
blancas, gélidas y musgosas.

Todo permanecerá siempre en calma,
y nadie sabrá los enigmas
que la tierra del cementerio oculta.

Al llegar el crepúsculo,
cuando el último de los cuervos grazna,
un poco antes de que la noche abra su oscura boca,
la paz da lugar a las sombras...
es la hora de las ánimas,
la hora en que los muertos abandonan sus tumbas
y con voz profunda...lloran y hablan,
murmuran de penas y soledades,
de olvidos y silencios,
mientras,
a su alrededor,
se desperezan meditabundos y hambrientos...
los vampiros.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas