Esa manía nuestra de morir

...esa manía nuestra de morir,
ese antojo tétrico ante el espejo
cuando la nada,
el vacío negro nos devuelve su mirada
con las cuencas llenas de gusanos
y el cadáver de nuestra silueta
reposando fúnebre, quieto, mudo
en sus pupilas de soledad y silencio.

Esa querencia nuestra,
casi obsesión, de recrear heridas,
llagas donde el dolor retoza y punza
oprimiendo las entrañas y el corazón
hasta la asfixia.

Ese apego extraño a la nostalgia,
a la llovizna incesante de lágrimas,
a abrazar la angustia y agonizar
mientras hacemos de la vida una tumba
y de sus senderos lápidas
donde signamos para cada una de nuestras mañanas
un epitafio a cada respiración que damos.

Esa costumbre, funesto delirio
en fallecer una y otra vez
sin descanso y con el alma en pena
divagando sobre quien pudiera socorrernos,
inventando ángeles de piedra
que como en los marchitos cementerios
nos acerquen sus dedos gélidos,
su tacto helado,
como si con ese iluso gesto
dejáramos de sucumbir,
de soterrarnos en nuestra solitud,
en nuestros miedos,
en nuestro grito,
que nunca pronunciamos
y que al igual que nosotros
muere ahogado.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas