Despertar con la copa vacía

Comienza a caer la noche
y me molestan las astillas de mi ataúd desgastado,
me incomodan las arrugas de mis ropas,
y el aleteo nervioso de mis ocultas alas,
me fastidia el silencio 
y el gruñir absurdo de mi garganta
clamando su alimento.

Cae la noche y con enojo
golpeo el suelo en mi caminar airado,
despertar con la copa vacía,
sin nada que llevarse a la boca...
nadie en los caminos,
ninguna yugular...

Mis colmillos rasgan mis comisuras,
mi voz musita leves maldiciones,
nerviosos mis dedos comienzan a extrañar
el sublime tacto de alguna garganta...

Hay veces que es mejor no despertar.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas