Alargando el instante de cazarte

Es ese sopor de tus pasos mortales,
el vagabundeo nocturno de tus pensamientos,
insulsos, huecos...
tu naufragio humano en mitad del sendero
a media luz bajo el rostro de una luna moribunda;
ese caminar en cansada letanía sin rumbo
absorto en la banalidad de tu vida.

Es todo eso lo que agudiza mis sentidos,
de repente a lo lejos te intuyo
y una sed inesperada me engulle,
me devora hasta doler
y cuanto más cerca te presiento
más ingente y monstruosa es la aridez
que desierto toma forma en todo mi cuerpo.

Me recreo uno y dos instantes
en mi propio sadismo,
soportar la tortura de un hambre acuciante
y a su vez mantener la pose,
silueta en alto, alas a tres palmos del suelo,
levitando en mitad de una neblina espejismo
mientras aguardo el momento;
esa espera,
ese segundo arrebatado al tiempo
para alargar levemente la inminente caza,
aunque duela hasta lo insoportable
es de las pocas cosas que quiebran la rutina,
la monótona existencia del vampiro.

Y no importa cuando llegues
ni cuanto espere,
la recompensa teñirá de escarlata la noche
y mis colmillos...
y será, una vez más,
un gran recuerdo que rememorar
cuando el aburrimiento me bostece en los labios.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas