Adiós mi amor: Amor vampírico VI

Hoy soñarás tu último sueño,
dormirás en la melancolía de mis pálidas manos,
en la soledad de mis sombras,
en el rubí incendiado de mis labios,
dormirás mecido por el hielo de mi boca
que paciente sabrá aguardar el instante,
la sed jamás secará tu última hora
sin haberte dado la oportunidad de despedirte.
Yo, que tanto te he amado,
no puedo seguir anclada en esa puerta
que abre los interminables laberintos del pasado.

La noche ha hecho mella en mi,
las tinieblas son diablos que gritan
y ya nada tiene sentido.

El hilo infinito que nos unía
murió el día en que alguien se bebió mi vida,
alguien llenó su malediciente copa
con mi sangre y...

Allá donde los vampiros moramos,
allá, en ese lugar de oscuridad y silencio,
¡Mi amor!
No puedes acompañarme,
no debes...
duerme,
duerme tranquilo.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas