Una eternidad junto a ti

¿Qué es la carne, su deseo?
Un leve fulgor arrancado al tiempo
¿Qué es la sangre y la sed?
Un minúsculo pedazo arrancado a la eternidad...

Pero verte,
observar tu silueta en aquél lóbrego camino,
tus cabellos ocres cayendo sobre tus hombros,
tu mirada distraída, inocente...
tu boca...

¿Serías como tantos otros
un instante arrebatado a la vida?
y luego...otro más,
otro cadáver,
una cruz más en el cementerio,
una garganta más mutilada y hueca.

Cuando los demonios pasan
y besan la quietud de mi asesina mirada,
nada  hay que impida que los instintos enloquezcan,
que mis colmillos se asomen hambrientos
y me arroje cual bestia sobre tu piel blanca,
nada hay que frene la sed 
mientras el galopar de tu sangre golpea tus venas...
lamentablemente todo acaba,
te apagarías para siempre...
te apagas.


No lo permitiré,
cuando la última gota escarlata caiga de tu garganta
en mi sedienta boca,
te concederé el don de las tinieblas,
beberás de mi,
y entonces...
si puedo compartirla junto a ti,
la eternidad dejará de ser tan infinitamente sola y larga.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas