Cuando la soledad pasa los vampiros a veces nos amamos

La soledad pasa
como ese ángel negro caído de algún cielo
que inunda todo con sus plumas de silencios;
la soledad camina y abre senderos
donde las tinieblas posan sus puertas
para que en sus umbrales, 
lóbregos, fríos y oscuros
tú y yo...tal vez nos encontremos.

Somos sombras degollando lágrimas,
asesinando suspiros y gargantas,
furtivos y ladinos quebramos esperanzas,
vidas que nada nos importan...y almas,
mas la eternidad es tan larga
que en alguna de sus curvas 
de cuando en cuando nos detenemos,
ocultamos los colmillos y las garras
e inventamos lienzos luminosos
donde nuestros labios se juntan,
tu boca con mi boca...
tus alas con mis alas,
entre mis manos tus manos pálidas,
tu mirada...en mi mirada.

La soledad pasa
y pasan las horas
y los silencios...
lento, muy lento
y en ese transcurrir del mudo sosiego,
los vampiros congelamos el tiempo,
un leve letargo...para amarnos.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas