Agonía de un vampiro

La inmortalidad duele,
sus astillas se me incrustan en la carne,
impalpables las cicatrices
me supuran soledades y silencios,
sangro muertes y nostalgias,
mi memoria se oxida
y el recuerdo de la luz me ciega,
insoportabilidad de unas tinieblas
que me han condenado.

Araño la tierra y grito,
que la arena me cubra
que el agujero que excavo
sea el abismo que me socorra,
me sumiré en un letargo de olvido,
dormiré por siempre en esa húmeda fosa
y suplicaré a todos los infiernos que nadie me encuentre.

Zozobra de un destino oscuro,
deseo de morir cuando ya estoy muerto,
ansia de sol,
de alba que amanezca y me socorra,
una mañana cálida
que sostenga mis huesos cansados
y me bese con sus labios de fuego,
cenizas, sólo cenizas,
un vampiro muere
y lo que de él quede
que se lo lleve el viento.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas