Un vampiro no perdona

Yo que me hubiera acordonado sigiloso en tu espalda,
trepando sinuoso hacia las paredes blancas de tu garganta,
yo que me hubiera anclado en beso sobre tu piel alba
y tú, mi lirio de nácar, mi hermosa y sacra humana...
negándome una y mil veces,
así la nostalgia se apiade de mí y te perdone.

Yo que hubiera sesgado el silencio con ese murmullo,
rumor de violines para que acallara el fugaz momento;
yo que tal vez, en último gesto de conmiseración
hubiera tragado el orgullo y mis colmillos ocultado,
tal vez, ningún borbotón de tu cálida sangre hubiera manado,
tal vez sólo un nimio hilo, lo justo, para que vivieras
y tú...renegando.

En una curva única y última sobre éste cielo oscuro
abro mis alas y te olvido...pero no perdono,
jamás indulgencia, jamás clemencia,
el alma humana no merece la compasión del vampiro.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas