Rogando la muerte a un vampiro

Trunca mi existencia,
clava ese pálido filo de tus colmillos
en esta mísera garganta ebria.
Anhelo la muerte,
hastío de despeñar miserias
en copas de vino y lóbregos burdeles,
rutina sofocante de añoranzas
a seres amados que hoy
devoran los gusanos;
cercena ésta yugular que grita,
suplica un final
para quien ha sido la luz equivocada
en los senderos de un dios
que ni sé si exista.
Amputa mis memorias
y todas las lacrimosas penas
que me ahogan en ciénaga oscura.
Bebe de mí, tú que eres noche
y malediciencia,
tú que eres eternidad y tiniebla,
bebe y traga todas mis desdichas,
la mezquindad de un destino sin rumbo,
traga mi soledad y mal augurio.
Acaba ahora conmigo
y permite que mi último aliento,
suspiro, murmullo,
sea siempre tuyo.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas