Nada queda de ti

Hay dos silencios graznando en el aire,
dos ecos furtivos vestidos de cuervo,
mudos, callados...
como ese rumor incesante
que taladra el pensamiento
cuando en mitad de la noche
nada se escucha, ¡Nada!

Hay una soledad inquietante
y un murmullo de crueles alas
que golpean sin cesar el cristal
de éstas ventanas cerradas
que son mis ojos
y mis labios
y mis palabras.

Hay una negrura infinita,
polvorienta y sucia
mordiendo cual ave de carroña
las rendijas de mi alma.

Hay un vacío inexplicable,
un abismo aterrador
e insondable,
una honda oquedad
donde por más que te busco
no te encuentro.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas