Más allá, en el cementerio

Allá...
más allá de las rejas que de herrumbre y polvo
dan hogar a los olvidados,
más allá de la pequeña capilla
donde se velan recuerdos y últimos alientos de vida,
más allá de la hiedra, la hierba, los árboles
que retorcidos elevan sus ramas como pueden
a esa bóveda celeste que parece abrazarlos.

Allá...encuentro la paz,
en la casa de los muertos
donde la soledad es dama que invita
a pasear y hundirse en el pecho
de esa estatua que llora sobre la tumba de alguien,
de ese ángel de blanco mármol,
con alas rotas y mirada lacia, triste,
como triste pareciera éste cementerio
y sin embargo...tanta belleza por descubrir,
en cada pupila pétrea que llora cual diamantes,
lágrimas sempiternas sobre los sepulcros mudos,
callados como ese silencio infinito y extenso
que se abre cual boca húmeda para besarnos,
beso de seda y mortaja, de funeral y campana
que en su tañido acompaña éste vals de los muertos
solitarios y vagabundos.

Aquí, en la inmensidad de una llanura de cruces,
epitafios y flores marchitas,
en el musgo que acaricia las lápidas
con su verde mano embriagada de rocío,
aquí, donde tantos...
y parece, sin embargo, que nadie habita,
aquí pasean mis huellas con un rumor descalzo,
etéreo el sonido de mis lentos pasos...
sosiego y calma en mis dedos que rozan
la fecha y nombre de alguien que allí descansa,
paz y un hondo suspiro en la profundidad de mi alma.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas