El espectro de un vampiro renegado

Soy la sombra de la sombra,
el espectro del espectro,
la muerte que ha muerto,
soy la eternidad en condena
arrastrando mis pesadas huellas
por las tierras de los olvidados...

“Y vagarás sempiternamente
por las regiones ténebres y oscuras,
y tu sed será dolorosa e infinita
mas, jamás volverás a beber sangre”

Ese fue el castigo de las tinieblas,
su sentencia inamovible y perpetua.
Porque no se puede renunciar 
a la raza primigenia,
al magno don inmortal
que hizo de mí lo que era:
Un vampiro.

Y un vampiro no reniega,
no rehúsa, 
ni abandona sus soberbias creencias,
un vampiro no siente, ni gime,
ni llora,
no extraña su pretérita vida,
ni a quien aconteció por momentos en la nueva;
un vampiro no se apiada, ni tiene conciencia
cuando arrebata a otros su existencia,
un vampiro no ama,
ni tiene latido en lo profundo de su alma,
negra ánima...

Eso soy ahora,
por repudiar y blasfemar
sobre el sombrío don que me fue otorgado,
negra y triste ánima...
antes vampiro,
ahora espectro que camina
solo y desterrado.

3 comentarios:

La pequeña Vampira dijo...

son muy buenas tus palabras y sentimientos de un ser vampiro.

La pequeña Vampira dijo...

tus palabras son bellas y expresan muchisimo

Ingrid dijo...

¡Pequeña Vampira! Muchísimas gracias por leer, estar, comentar, acompañar...

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas