Navío fantasma: Izando velas

Con un pie en cabriola, 
a contrapeso entre abismo y navío 
ondulo como la tela de esas velas 
que cual sirenas me seducen. 
Será que la tierra ya tembló demasiado,
 con tanto lastre de amor que nunca regresará
 porque soy secreto musitante en sus labios 
y no lo sabe, no lo sabe; 
por eso mi pie equilibrista osa avanzar 
ante el tímido titilar de ese otro pie que aún permanece 
columpiado en la duda de si quedarme entre arenas desnudas, 
silentes y cansadas de tanto sollozar, 
o si atarse en grillete, esclavo de la incertidumbre 
que se escribe a cámara lenta sobre el mar de los sin vida.

Izo velas, capitán de mi nave fantasma; 
con una lágrima sello el pacto de silencio 
en aquellos labios que alguna vez fueron míos,
 ¿Alguna vez lo fueron?

Timón en manos, 
pies arriesgados a navegar con destino incierto 
y retorno nunca rubricado. 
Zarpa el espectro, 
el océano de los muertos me llama y yo, 
me encomiendo a su náufraga guadaña.

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas