Amor vampírico, amor imposible I

De cuando en cuando me pierdo
en la extravagante malevolencia de la noche,
en su sopor infinito y caigo exhausta,
agotada por no encontrar los bordes,
rendija alguna donde encontrarte...vampiro mío
sin que seas consciente de ésta mi búsqueda incesante.

Somos monstruos, lo afirmo, devoradores de sangre
horror y vidas, sin perdón ni conmiseración pero...
¿De veras no existe latir en la profunda negrura de nuestras almas?
¿No hay sentimiento alguno que timorato asome?
Será necesario sempiternamente la negación del amor...

Y regalaría todas mis eternas vidas,
toda mi maldita inmortalidad por un roce de tus labios,
por un beso...aunque sea muerto, insensible,
un beso de piedad aún carente de afecto,
aún lleno de dolor, aflicción y pavorosos pensamientos;
mi niebla es la tuya, vampiro mío,
ambos moramos en la misma línea interminable del tiempo,
¿De veras es imposible palpitar si acaso un instante
los dos al unísono quebrando este pérfido silencio?

Por eso mi vampiro...a veces me expongo,
ofrendo mi piel a la luz naciente del alba
y aunque su fuego me calcine poco a poco
oso posar mis huellas, lenta, muy lentamente
entre el roble y las sedas de tu inmaculado ataúd,
oso penetrar en tus rincones más inescrutables y ocultos,
en los perversos secretos de tus sueños diurnos
y mientras me quemo te observo...
observo tu rostro níveo, 
tu pálida piel de cristal inacabable
y me evoco a mí misma cerca de tu carne,
de tu sangre, roja y viva que burbujea engendrando sonatas
que néctar me parece, 
ambrosía a mis oídos que escuchan con embeleso,
y me abraso , mi amor de tinieblas, me abraso por tí
sin que nada sepas...
el amanecer me incendia cada día un poco más
mientras muero suspirando por un suspiro tuyo,
muero en la inagotable línea de tu hermosa boca,
entre tus pestañas largas, en mitad de tus ojos cerrados,
en cada uno de tus poros, en tus sueños vampíricos,
en cada inspiración y exhalación tuya...

Cada mañana muero un poco más,
siempre por ti,
sin que nada sepas
y siempre con la eterna duda acuciando mi garganta,
mi sombrío corazón y mi alma...
¿De veras estamos condenados
a no sentir nada?

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas