Monotonía de un vampiro

De cuando en cuando...
no queda más que someterse al hastío nocturno,
a esa liviana fragancia que desprende la dama soledad,
a su silueta bruna impregnada en mil silencios,
a su conmiserativo abrazo de tinieblas encarnadas
e infiernos maledicientes plenos de melancolía.

De cuando en cuando...
no es la sed quien reclama,
ni la vena palpitante,
yugular henchida de sangre,
no,
no es la monstruosidad quien se hace carne,
ni la compulsiva avidez de obtener vida y plasma,
ni el implacable deseo de poseer...
retorno sempiterno a arrebatar lo que nos es negado.
No es hambre,
ni remordimiento
es...

¿Cómo explicarlo?
Yacer en la infinitud de una boca nocturna
que nos vomita desamparos y nostalgias
mientras bostezamos desganas
sobre un lecho de tinieblas...
monotonía vampírica,
                   rutina inmortal.                     

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas