¿A qué le teme un vampiro?

Pavoroso infortunio
cuando la noche es decapitada
por las luminescencias del alba;
me tiemblan las alas,
zozobra en mi vampírica alma,
¡Qué espanto de amaneceres!
de ángeles blancos
y rocíos cálidos
empapando los gélidos tonos
que nos ofrenda la diosa nocturnidad.
Qué desasosiego y desamparo
ante el claudicar de las tinieblas
y su genuflexión traidora
cuando la alborada acontece.

Sólo nos queda resignarnos,
ocultar nuestra faz oscura
en la humedad de la cripta,
en los abismos de la tierra,
y esperar....
que no tardará el reloj
en dar la vuelta a su arena
y el crepúsculo en retornar,
entonces...
cuando la penumbra abra sus fauces
asesinaremos auroras,
desangraremos mañanas.     

No hay comentarios:

"Bienvenidos siempre a mi etéreo hogar de tinieblas, lóbrego lugar donde la letra oscura se desangra".
© Poesiaoscurapoesiavampirica.blogspot.com . Todos los derechos reservados en cada uno de los poemas publicados.

Etiquetas